miércoles, 23 de febrero de 2011

Alergia al sudor

No se puede decir que exista una alergia al propio sudor, aunque se le dé ese nombre. Lo que ocurre con el sudor es que cuando es más abundante, las sales que lleva el sudor pueden llegar a obstruir los poros. El sudor no puede salir y aparecen erupciones, como pequeños granos, rojos, que a veces son muy extensas. Cuando esos poros se desatascan, el sudor fluye de nuevo, y desaparece la erupción. Es lo que se conoce como sudamina, más popularmente llamado "borradura" en los niños.
Tanto la "alergia al sudor" como la alergia al sol producen erupciones de placas rojas, extensas, a veces granos rojos de pequeño tamaño, y en los casos graves, ampollas. Las lesiones del sol aparecen en zonas expuestas a la luz, y las del sudor en cualquier lugar del cuerpo, más típicamente por los hombros o cuello.
La "alergia al sudor" no tiene ninguna prueba específica; se diagnostica por su apariencia, el lugar donde aparece, las circunstancias cuando aparece, y excluyendo otras enfermedades que puedan dar erupciones similares.
Consejos para luchar contra la alergia cutánea

El clima y el agua de la costa mejora los síntomas de la alergia cutánea


1. Humedecer diariamente la piel con sustancias oleosas y/o extractos de avena.

2. Evitar baños prolongados. Es preferible la ducha o el baño corto, con agua no muy caliente, más bien templada.

3. Evitar el uso de jabones que desengrasen la piel, usando en su lugar aceites limpiadores libres de jabón.

4. Secarse después del baño con una toalla limpia (lavada con jabones neutros) y suave, evitando la fricción.

5. Aplicar una crema hidratante o emoliente después del secado, para garantizar a la piel una buena hidratación.

6. Usar ropa holgada de algodón, evitando la lana y fibras sintéticas.

7. Es aconsejable lavar la ropa con jabones no irritantes.

8. Evitar cambios bruscos de temperatura y humedad. Los climas húmedos y templados, la exposición gradual al sol y al agua de mar son beneficiosos para la mayoría de los pacientes.

9. El sudor produce picor y agrava la enfermedad.

10. Evitar el rascado o cualquier fricción sobre la piel. El rascado intenso puede provocar lesiones que pueden sobre infectarse, agravando el problema.

Muchos dermatólogos recomiendan estos tratamientos para reducir síntomas o incluso curar dicha alergia de forma natural

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.